¿Sabemos cuándo debemos preocuparnos por el uso del móvil?

man-2441016_1920

La adicción a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) entre adolescentes se ha convertido en un problema para muchos hogares. Por este motivo en la Comunidad de Madrid se acaba de poner en marcha un servicio pionero en España de formación a familias para evitar malos usos de las mismas. La idea es que este nuevo servicio atienda a todos los miembros de la unidad familiar, que se desestabiliza cuando se da un uso prolongado o excesivo de tablets, móviles o consolas.

Continue reading “¿Sabemos cuándo debemos preocuparnos por el uso del móvil?”

El ´Sexting´ una práctica ¿preocupante? en la adolescencia

selfie-1584834_1920

Seguramente, si no perteneces a una de las generaciones que ha nacido con un móvil debajo del brazo, te quedes en blanco al hablar de sexting. Por aclarar: el sexting consiste en compartir electrónicamente material sexualmente explícito. Aunque puede parecernos que no es algo muy habitual, desde el año 2009, esta práctica se ha incrementado exponencialmente y un número considerable de jóvenes menores de 18 años participan o han participado en prácticas de sexting en algún momento; en concreto uno de cada siete (15%) ha enviado material sensible (mensajes de contenido sexual, eróticos o pornográficos) y uno de cada cuatro (27%) los ha recibido. Estos y otros datos los encontramos en este artículo publicado hace algunas semanas en El País.

Continue reading “El ´Sexting´ una práctica ¿preocupante? en la adolescencia”

El consumo alternativo se cuela en el bolsillo de la juventud española

trade-1311576_1280

La situación económica de los y las jóvenes incorpora prácticas de economía colaborativa y el uso de productos de segunda mano. Los productos tecnológicos son los que más se adquieren ya usados, y actividades como compartir wifi o suscripciones a servicios de vídeo o música bajo demanda se encuentran entre las más reconocidas. Son algunos de los resultados del primer barómetro sobre la juventud española del ProyectoScopio, herramienta de análisis de la realidad juvenil del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud.

La economía colaborativa se rige por el principio de ampliar la usabilidad de las cosas compartiendo su tiempo de vida, ya sea simultaneando su utilización o cediéndolas a otra persona cuando ya no se necesitan. Es importante no confundirla con la economía bajo demanda ni con la economía de acceso,que incluyen actividades económicas en las que sigue primando un uso privativo de las mismas.

Entre las acciones de consumo alternativo que lleva a cabo la juventud española, según datos del Barómetro 2017 del ProyectoScopio, se recoge desde el compartir coche (un 22,6% de los entrevistados y entrevistadas declaran haberlo hecho en alguna ocasión, ya sea con empresas mediadoras de la actividad o no) hasta la participación en bancos de tiempo (una de las actividades minoritarias, solo frecuentada por un 2,3% de los y las jóvenes consultados).

Como es sabido, la inmensa mayoría de estas formas de hacer frente a las necesidades del día a día son antiguas, como el trueque de capacidades o de objetos, pero gracias a las redes tecnológicas se extienden las posibilidades de utilizarlas y de llegar a interesados o interesadas de lo que ofrecemos. Los talleres de trabajo han sido compartidos en todas las etapas de la historia, pero ahora los llamamos espacios de co-working o hubs y se necesitan para poder llegar a fin de mes porque la crisis económica resiente el bolsillo de sus trabajadores y trabajadoras.

En el caso de los bolsillos de los y las jóvenes españoles, solo el 29% parece poder pagar todas sus necesidades, frente al 24% que solo puede hacer gastos pequeños, como comprarse un bocadillo para comer (y no siempre). De hecho, la alimentación propia, sea en casa o fuera, es lo que más destaca como necesidad en el colectivo joven, seguida por los gastos que se lleva el contar con un automóvil propio y el ocio nocturno y cultural.

Si en esta ecuación de los gastos de la juventud metemos las posibilidades de asumir alguna práctica de consumo alternativo, salen mejor las cuentas. Por ejemplo, cuando el 20% de los gastos entre los 15 y los 29 se dedican a vestimenta y el 11,7% a tecnología, parece razonable la opción por las prendas o los dispositivos de segunda mano (un 54% dice haber comprado teléfonos, ordenadores y otros gadgets usados y un 25% ropa no de estreno).

Los datos de penetración de las formas de consumo alternativas en la población entre 15 y 29 años se pueden considerar un síntoma de nobleza generacional, también los podemos ver como una forma de resiliencia (resistencia + adaptación). Sería interesante profundizar en los motivos que llevan a este tipo de prácticas y si pueden incidir en un cambio de ideología económica. Todas estas fórmulas de sacarse las castañas del fuego pueden perseguir diferentes objetivos, más o menos nobles o generosos, y pueden estar construyendo una alternativa al sistema capitalista que eche raíces en toda la sociedad.

La rivalidad entre pantallas

Tele retro

La web sobre nuevas tendencias culturales Cultture.com ha lanzado una breve encuesta a 1.683 hombres y mujeres comprendidos/as entre los 18 y los 35 años de edad para explorar los patrones de consumo de entretenimiento en medios de comunicación. Los resultados indican que los y las jóvenes consumen muchos más audiovisuales en canales de Internet que en la televisión tradicional porque pueden elegir qué ver y a qué engancharse.

Continue reading “La rivalidad entre pantallas”

La protección online, ¿una tarea pendiente?

protecciononline

La infancia y la adolescencia constituyen un tercio del público de Internet.  En este contexto, los y las adolescentes buscan en el mundo online, poder poner a prueba sus relaciones sociales, explorar los límites de su sexualidad, experimentar emocionalmente y buscar información que, a menudo, cuesta ser respondida desde el mundo adulto.

Continue reading “La protección online, ¿una tarea pendiente?”

La alfabetización digital: un camino de éxito para América Latina

5

La sociedad global está marcada por una progresiva digitalización, en la que las nuevas tecnologías inundan todos los ámbitos de la vida cotidiana. Sin embargo, son todavía muchos los ámbitos que no están siendo adaptados a esta situación.

Un ejemplo de ello es el sistema educativo en América Latina, en el que aproximadamente 22,2 millones de jóvenes no están escolarizados/as o están en riesgo de abandono temprano. Como resultado, muchas personas jóvenes latinoamericanas carecen de las habilidades necesarias para comenzar a formar parte del mercado de trabajo y participar en una economía cada vez más competitiva, digitalizada y globalizada.

Continue reading “La alfabetización digital: un camino de éxito para América Latina”