¿Se está “cronificando” el riesgo de pobreza entre los jóvenes españoles?

Las personas entre los 16 y los 29 años tienen la tasa más alta de pobreza y exclusión social, según las últimas estadísticas

En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, echamos un vistazo a estas cifras para constatar una amenaza que en España va más allá de la crisis

Desde EAPN España han denunciado en varias ocasiones la dificultad de los jóvenes de acceder los programas estatales de empleo

Foto-EUROPA-PRESS_EDIIMA20151002_0281_18

Entre los que hace ya tres años dieron por finiquitada la crisis económica mundial, los más escépticos que defienden que sus consecuencias la mantienen vigente y los que ya apuntan a una futura recesión, se sitúa un amplio sector de la población joven, toda una generación condenada a una situación de falta de recursos materiales. En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, hemos querido extraer los datos concretos que apuntan a que los jóvenes en riesgo de pobreza o exclusión social son una tercera parte de nuestro país. Es la franja de edad más alta de todas. Y aunque ha descendido porcentualmente en los dos últimos años, no lo ha hecho al mismo ritmo en que creció y la situación, por tanto, sigue siendo alarmante. Muchos expertos dejan de hablar de situaciones coyunturales para hablar de un contexto estructural, ya instalado en España. Algo crónico, asentado. ¿Es realmente así?

Dentro de la Estrategia Europa 2020, es el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and Exclussion) el que mide el riesgo de pobreza y exclusión social en toda la Unión Europea y en las regiones de los estados miembros. Se consideran personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social a la población que vive con bajos ingresos (60% de la media del ingreso equivalente), privación material severa o que viven en hogares con una intensidad de empleo muy baja (por debajo del 20% del total de su potencial de trabajo).

Seguir leyendo “¿Se está “cronificando” el riesgo de pobreza entre los jóvenes españoles?”

La formación y la experiencia, ¿claves contra el persistente paro juvenil?

Expertos del estudio ‘Jóvenes y empleo. Escenarios de futuro’ defienden estos factores como la mejor fórmula contra la precariedad con horizonte 2022

La tasa de desempleo entre menores de 25 años no consigue bajar del 34% y la gran mayoría de ocupados tiene estudios universitarios o de Educación Secundaria

Inmaculada Cebrián: “La brecha social por la falta de cualificación va a ser un factor muy importante”

jovenes

Las nefastas consecuencias de la crisis no cesan. No dan respiro en muchos aspectos sociales, pero es en los jóvenes donde parecen rozar la permanencia. Por eso los investigadores siguen intentando vislumbrar un horizonte algo esperanzador para ellos, basado en todas aquellas claves de futuro que permiten poner freno al desempleo juvenil. Porque los datos son irrefutables, como ya abordamos anteriormente en este blog. La última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al primer trimestre del año y hecha pública este verano, desvela que la tasa de paro entre menores de 25 años se ubica en toda España en el 34%, casi la tercera parte de la población. Ha bajado en los dos últimos años, pero apenas se genera empleo estable para ellos. La precariedad, la temporalidad y la ‘subocupación’ siguen más que presentes.

Ante todo ello, ¿qué nos dicen los expertos? El estudio ‘Jóvenes y empleo: escenarios de futuro’ ha querido poner sobre la mesa varias posibilidades. Ha sido elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y analiza el futuro de la empleabilidad juvenil en España en un horizonte hasta el año 2022.

El análisis de este último estudio es la continuación del informe anterior ‘Jóvenes y empleo. Una mirada desde el Derecho, la Sociología y la Economía’, que realizó un grupo de investigadores dirigidos por Ricardo Escudero y en el que se analizaba la empleabilidad de los jóvenes españoles menores de 30 años. Ahora se han querido dilucidar los pasos que se deben seguir para diseñar un marco regulatorio que ayude a equilibrar las fuerzas del mercado de trabajo y mejorar definitivamente el bienestar del colectivo juvenil. Para ello, aplicando técnicas cualitativas diseñadas de acuerdo con la metodología Delphi, se ha consultado a expertos con diferentes perfiles, procedentes de varias disciplinas e instituciones, pero todos con el rasgo común de haber estado relacionados con la población joven en algún momento de su actividad profesional.

El dato más revelador del informe es que una alta mayoría de estos expertos (82,2%) afirma que el acceso al empleo para las personas más formadas será más fácil. No obstante existen posiciones muy divididas sobre la idea de si una mayor formación implica un empleo de mayor calidad. En esta línea, el 93,2% opina que quienes solo tengan una formación básica tendrán grandes dificultades para encontrar trabajo. “El acceso al empleo de personas más formadas será más fácil, aunque una mayor formación no implique, necesariamente, un empleo de mayor calidad”, señala. ¿Es la única garantía? No, pero sí la más eficaz. De hecho, apuntan que la Formación Profesional se posiciona como la titulación que más aumento de empleabilidad generará en el horizonte estudiado (95,6%).

Inmaculada Cebrián es doctora en Ciencias Económicas por la Universidad de Alcalá de Henares y está especializada en ámbitos como el desempleo, la precariedad y las desigualdades salariales. Es la autora de la sección del estudio referente a la población juvenil en su contexto. Durante la presentación del mismo, estas fueron sus impresiones sobre la importancia de la brecha social generada por la falta de formación:

Hay algunos datos de la última EPA que vienen a respaldar parte de esta reflexión. Por ejemplo, si analizamos los índices de personas ocupadas en la actualidad, de los 20 millones que actualmente disponen un empleo, más de 8 millones tienen Educación Superior; y prácticamente la misma cantidad finalizaron sus estudios en el Bachillerato. La formación cumple aquí un papel primordial, puesto que de la cantidad total de ocupados, tan solo 188.000 personas tienen incompletos los estudios primarios y alrededor de 33.000 son analfabetos.

Seguir leyendo “La formación y la experiencia, ¿claves contra el persistente paro juvenil?”

Una oportunidad para que los jóvenes trabajen en Servicios Sociales

herosocial.jpg_1550163687

El programa Avalem Joves, impulsado por la Generalitat Valenciana a través de su servicio público de empleo Servef y que cuenta con fondos municipales, autonómicos y europeos, se ha convertido en un ejemplo de cómo los jóvenes pueden contribuir con su trabajo a la mejora del bienestar social.

Dentro de este programa, la ciudad de Castellón ha contratado a un total de 78 jóvenes que ya se han incorporado a algunas de las diferentes áreas del Ayuntamiento, donde trabajarán durante un año. El 20% de ellos estos jóvenes se encuentran trabajando en el área de Servicios Sociales, como primera experiencia laboral.

Seguir leyendo “Una oportunidad para que los jóvenes trabajen en Servicios Sociales”

Lejos del ‘ni-ni’: trabajo y formación centran los planes de los jóvenes en verano

empleo-juvenil-temporal_xoptimizadax-kn8--620x349@abc

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, las etiquetas no siempre aciertan. Y así ha sucedido en los últimos años con la erróneamente denominada generación ‘ni-ni’ (ni estudia ni trabaja). El tiempo está dando la razón a una buena parte de la población juvenil que, aunque con muchas dificultades, sigue apostando por trabajar y formarse, sobre todo durante el verano.

Seguir leyendo “Lejos del ‘ni-ni’: trabajo y formación centran los planes de los jóvenes en verano”

Aumenta el número de jóvenes que apuestan por su vocación

bachillerato-castilla-leon--644x362

Pese a la crisis económica y al negro futuro que muchos expertos se empeñan en dibujar para los jóvenes, cada vez son más los que deciden sus estudios por vocación y no por las posibilidades de empleo que ofrezcan a largo plazo. Así lo refleja un reciente estudio de Infojobs, que demuestra que la juventud es algo más que una simple categoría de ‘ni-ni’ y apuesta por su futuro.

También los resultados de la nueva Selectividad han servido como reflejo de esta realidad. Por ejemplo, a la hora de elegir su carrera, un 74% de los jóvenes asegura que decidirá en función de lo que le apasiona. Algo muy distinto a lo que respondían sus padres al ser preguntados: entre los españoles que ahora tienen entre 45 y 50 años, solo un 53% dice que eligió sus estudios por vocación.

Seguir leyendo “Aumenta el número de jóvenes que apuestan por su vocación”