¿Vive la juventud plenamente su sexualidad? ¿Respeta la de los demás? Así nos responden los datos

Analizamos el mapa sobre sexualidad del Barómetro Juventud y Género de ProyectoScopio: la homosexualidad todavía es rechazada por un 11,4%

Dos de cada diez jóvenes consideran que la información y educación sexual que han recibido no ha sido la adecuada

Se diluyen algunos estereotipos sobre el sexo: el 46% afirma que la iniciativa para las relaciones sexuales debe alternarse

jovenes1

¿Viven los y las jóvenes con libertad y plenamente sus relaciones sexuales? ¿Existe un apoyo amplio a la diversidad afectivo-sexual? ¿Hay diferencias por género y por edad? Son preguntas a las que podemos encontrar respuestas muy precisas en el Barómetro Juventud y Género 2017 de ProyectoScopio, y que hemos decidido desgranar para completar aún más la visión existente entre la juventud sobre su propia sexualidad y para cotejarla con esa necesidad de una mayor educación sexualidad que planteamos en nuestro reportaje sobre adolescentes y sexo, y que, como pudimos comprobar, abarca aspectos muy diversos. Muchos de estos últimos están incluidos en este proyecto de muestreo realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud. Y esta es la fotografía social.

En esta ocasión, nos fijamos en los datos que, por ejemplo, desvelan que entre aquellos que declaran orientaciones distintas a la heterosexualidad existe un sentimiento de poca dificultad, mayoritario en la vivencia plena de su orientación sexual, pero también un número significativo de jóvenes que declaran lo contrario, y que no debe perderse de vista: frente a un 49,6% que afirman que la viven de forma “fácil” o “muy fácil” (sea cual sea su orientación) se sitúa un 24% que señalan que es “muy difícil” o “un poco difícil”. Es lo mismo que decir que todavía una cuarta parte de los jóvenes que distintas opciones diferentes a la heterosexual no pueden disfrutar con total libertad.

Sin embargo, mayoritariamente existe por parte del círculo cercano (como amigos y familiares) un sentimiento de comprensión hacia la opción elegida, sea la que sea. Este último es un dato muy importante. Con motivo de las celebraciones del Orgullo LGTBI que se suceden durante este mes de junio en toda España, muchos colectivos han querido poner el acento en un fenómeno denominado ‘sexilio’: huir de tu casa, de tu entorno, de tu barrio, de tu ciudad o incluso de tu país por culpa de la homofobia o la transfobia.

Segunda-Lima-Amnistia-Internacional-Peru_EDIIMA20150806_0201_18

El psicólogo y activista social Álvaro Cuenca nos cuenta que esta circunstancia se produce sobre todo entre los jóvenes del entorno rural, que se ven obligados a emigrar a las ciudades. Sufren o perciben violencia, discriminación, humillación o agresiones por su condición LGTBI, en muchas ocasiones mezcladas con el racismo o el machismo, y concluyen que su vida está fuera del entorno en el que crecieron. No obstante, también se produce en las grandes ciudades, desde un barrio hacia otro diferente, cuando los homosexuales, transexuales, bisexuales o intersexuales deciden buscar un sitio donde “no reciban ninguna amenaza ni castigo social”.

“Es algo que se percibe casi siempre desde muy joven, porque has sufrido una violencia implícita o no implícita. Forma parte de un aprendizaje social en el que concluyes que no puedes vivir en libertad”. Que se incremente el respeto y el sentimiento de aceptación que refleja el barómetro es absolutamente necesario para evitarlo y para que en breve el porcentaje sea el del cero por ciento.

Continue reading “¿Vive la juventud plenamente su sexualidad? ¿Respeta la de los demás? Así nos responden los datos”

Adolescentes y sexo: menos tabúes, más educación y plena igualdad

Analizamos los consejos que varias expertas sexólogas ofrecen sobre la diversidad en las prácticas sexuales y la eliminación de tabúes todavía vigentes

Entre la juventud persiste una percepción de inseguridad, que es muy alta en cuanto a las relaciones sexuales y se eleva entre las mujeres

El respeto a la orientación afectivo-sexual se ha convertido asimismo en otro reto que cobra cada año más fuerza entre el colectivo LGTBI

sexo4

¿El sexo ha dejado de ser un tabú? De cara a la galería, la sociedad española se ha modernizado en gran medida respecto a la eliminación de prejuicios, telones y estereotipos sobre las prácticas sexuales. Han contribuido a ello las redes sociales, aunque lo han hecho como arma de doble filo en cuanto a adolescentes y jóvenes. Esto significa que, por un lado, la juventud habla sin tapujos de sus relaciones sexuales a través de estos canales y con sus amigos, pero no se ha roto la barrera de comunicación con sus padres, su familia, con los más mayores. Si acaso, el gran espacio de ‘intimidad colectiva’ que ofrece la comunicación 2.0 ha provocado una mayor introspección en muchos casos, el aumento de los roles estereotipados de género y muchas etiquetas en torno a lo que es o no el hecho sexual. Por eso también se han multiplicado los espacios donde se ofrecen múltiples consejos para adolescentes, sobre todo a través de Youtube o Instagram.

Conviene entonces cribar esta gran cantidad de información. No toda es útil ni rigurosa ni responsable. En base a los estudios sociológicos más recientes, que ofrecen una radiografía muy certera sobre sexo y adolescentes, podemos repasar algunas de las iniciativas que más éxito están teniendo. Pero no hablamos de Tindle ni derivados, es decir, no de las formas de comunicación entre jóvenes ni de su continente, sino del contenido pensado para una educación sexual libre e igualitaria.

Hace un año el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud analizó en el Barómetro ProyectoScopio ciertas conductas de riesgos y percepción de la vulnerabilidad entre los y las jóvenes. Uno de las conclusiones más llamativas fue que casi la mitad decía haber tenido relaciones sexuales sin preservativo (el 26% siempre o casi siempre). Pero también desvelaba existe una percepción de inseguridad, que es muy alta en cuanto a las relaciones sexuales (casi un 40%) y se eleva entre las mujeres. Y otro dato significativo: la edad media de la primera relación es de 16,3 años (la cuarta parte antes de los 15 y el 68% antes de los 18).

sexo3
Datos ProyectoScopio

Que en una sociedad como la actual todavía haya una gran cantidad de jóvenes que no consideren el preservativo como primera medida de precaución en sus actividades sexuales, da bastante que pensar. La mayoría de sexólogos coinciden en que es un problema de educación, y de cómo esta se ha ido perdiendo tras la eclosión y libertad sexual de los años 80. En realidad, es un síntoma de muchas más cosas en torno a la percepción del sexo, sobre de su desconocimiento. En su Blog Sexperimentado, la psicóloga, sexóloga y youtuber Nayara Malnero dedica un espacio para jóvenes, si bien muchos de sus vídeos y consejos pueden aplicarse a todas las edades. Como síntesis, ofrece seis claves a los padres para hablar de sexualidad con sus hijos, muy sencillas pero todavía no asimiladas por los progenitores del siglo XXI.  Continue reading “Adolescentes y sexo: menos tabúes, más educación y plena igualdad”

Las 15 mejores lecturas para jóvenes, más allá de clásicos y ‘tostones’

FOMENTO-DE-LA-LECTURA-INED21

Con motivo del Día del Libro, realizamos una selección alternativa de textos que abordan la diversidad del amor, de la amistad y del compromiso social

Se trata de una quincena de obras que respiran modernidad y que han supuesto una ruptura de las convenciones literarias

Dejamos a un lado clásicos como ‘El principito’, ‘El señor de los anillos’ o ‘Frankenstein’, también imprescindibles para forjarse como lector

‘El curioso incidente del perro a medianoche’, de Mark Haddon (2003).

curioso_incidente_de_un_perro_a_media_noche-imprimir_300dpiUno de los mayores fenómenos de los últimos años llegó de  la mano de este escritor, ilustrador y profesor de origen británico. Haddon trabajó durante años con alumnos con discapacidad física e intelectual y en su primer libro narró con una sencillez pasmosa las numerosas vicisitudes que vive un adolescente de 15 años con diversidad funcional. La mayoría de las teorías apuntan a que el joven protagonista tiene autismo, pero nunca en la narración se menciona, por lo que también se ha apuntado al Síndrome de Asperger. De cualquier forma, el autor habita su mente de una manera prodigiosa, nos ayuda a liberarnos de prejuicios sobre las personas con capacidades diferentes y nos enseña que las emociones poco tienen que ver con las máscaras de nuestra conducta.

 

‘El bosque animado’, de Wenceslao Fernández Flórez (1943).

el-bosque-animado_9788467034110Durante la oscura posguerra española publicó este libro el escritor gallego, una fábula de fantasía y personajes entrañables que es todo un llamamiento a la ecología, al respeto al medio ambiente y al cuidado de los bosques. Narra la vida de todas las criaturas, animales y árboles, que viven en la fraga de Cecebre, en el corazón de Galicia, a través de más de una quincena de capítulos totalmente independientes pero unidos entre sí por varios personajes y vivencias. Su estilo es cercano y amable, lleno de un profundo mensaje que con el tiempo ha ido ganando seguidores por su contribución a la biodiversidad y al realismo mágico. A todo ello rindió homenaje la célebre película que José Luis Cuerda realizó en 1987, a la que dio el mismo nombre.

‘Yo soy Malala’, de Malala Yousafzai y Christina Lamb (2013).

malalaTodo un símbolo de tolerancia para la humanidad, la paquistaní Malala, Premio Nobel de la Paz, fue la niña que se hizo famosa en todo el mundo tras sobrevivir a un atentado únicamente por defender los derechos de las niñas a ir a la escuela. En el libro narra estos hechos, que son los de una familia desterrada de su país por el terrorismo global. Entre su relato se encuentra la fuerza que una sola persona puede tener para cambiar el mundo, desde que con tan solo 11 años comenzó a escribir bajo el seudónimo Gul Makai en un blog en defensa del derecho a  la educación. Malala, que hace poco pudo regresar a su país sigue actualmente en esta lucha. Navegar por la historia de su libro es descubrir cómo construir un planeta más justo.

Continue reading “Las 15 mejores lecturas para jóvenes, más allá de clásicos y ‘tostones’”

Igualdad sí, cuotas no: ¿por qué a los jóvenes no les gusta la discriminación positiva?

Según el último Barómetro Juventud y Genéro de ProyectoScopio, hasta un 91,3% no quiere acuerdos laborales que incluyan cuotas para mujeres

Respaldan, no obstante, que se garantice el acceso igualitario por ley de mujeres y hombres al mercado de trabajo

Se trata de una contradicción que se deriva del pensamiento mayoritario de la sociedad y que puede estar determinado por una crisis económica que ha afectado a todos

equidad2

Las listas electorales ‘cremallera’ o la prioridad a mujeres en ayudas y subvenciones para proyectos emprendedores son algunos ejemplos de medidas en favor de la igualdad que han contado a lo largo de los años con el respaldo social, y que se han asentado como medidas necesarias. Pero hay otras, como el establecimiento de cuotas en empresas o el hecho, por ejemplo, de que las chicas no paguen al entrar en una discoteca, que no gozan de tanta popularidad y que pueden concebirse como elemento de desigualdad cuando precisamente se quiere combatir ese fenómeno. Con el tiempo, la discriminación positiva ha adquirido un significado peyorativo que ha calado entre los más jóvenes dando lugar a una contradicción muy llamativa desde el punto de vista sociológico: para la juventud, no es lo mismo favorecer la igualdad que establecer una paridad impuesta.

Así lo refleja el ‘Barómetro Juventud y Género 2017’ de ProyectoScopio realizado por el Centro Reina Sofía (CRS) sobre Adolescencia y Juventud de la FAD, recientemente hecho público. En el apartado de medidas para garantizar la igualdad, los jóvenes defienden mayor presencia de la mujer o combatir la la brecha salarial, pero al mismo tiempo rechazan que por ley se implante la discriminación positiva.

Lo explica Anna San Martín, subdirectora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud:

¿Cuáles son los datos concretos que reflejan estas posiciones opuestas? En la tendencia positiva, nueve de cada diez chicos y chicas están de acuerdo en sancionar a empresas que pagan menos a mujeres y a hombres por el mismo trabajo. El porcentaje baja, pero muy poco, hasta el 82,2%, en cuanto a garantizar por ley el equilibrio de mujeres y hombres en altos cargos y en listas electorales. Tres puntos menos, un 79,2%, avala garantizar por ley la presencia de mujeres en los puestos de dirección de empresas. Y un 75% apoya garantizar la contratación de más mujeres que hombres en profesiones en las que hay pocas mujeres.

Continue reading “Igualdad sí, cuotas no: ¿por qué a los jóvenes no les gusta la discriminación positiva?”

Creadoras y revolucionarias: así han luchado (y luchan) las mujeres por el arte feminista

Con motivo del seminario “Identidades de género en la juventud, ¿hay cambio” realizamos un repaso por las artistas pioneras

La profesora Máriam Martínez-Bascuñán desvela las dos estrategias en las que el arte femenino ha ido consiguiendo pequeños retos

Judy Chicago, Guerrilla Girls, Esther Ferrer, Alice Guy o Ashley Armitage son solo algunas de las que han allanado el camino de la igualdad

americawoman
‘American Woman’, de Margaret Harrison

Marzo se ha convertido ya en el mes de las mujeres. Aunque sobra decir que debería serlo durante todo el año, el camino recorrido hasta ahora en defensa de la igualdad tiene un antes y un después del pasado 8 de marzo, cuando cientos de miles de mujeres desbordaron todas las previsiones en manifestaciones sin precedentes en toda España. Pero, ¿cuál es el camino ahora? Está claro. Medidas concretas y muchísima más visibilización en todos los frentes donde la mujer sigue estando en la sombra de la sociedad patriarcal. En esas protestas había miles de jóvenes, y es imprescindible que sigamos realizando una labor didáctica encaminada a la igualdad. Así se ha puesto de manifiesto en una de las numerosas conclusiones del reciente seminario “Identidades de género en la web, ¿hay cambio?” organizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud con la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD). Y de este evento queremos extraer uno de sus numerosas reflexiones: la del arte hecho por mujeres, el arte feminista, que lo es mismo que decir, casi siempre, el arte olvidado.

Al margen de las más conocidas como Frida Kahlo, Camille Claudel, Lavinia Fontana, Artemisia Gentileschi, Angélica Kauffman, Georgia O’Keefe o Ouka Leele, existen desde principios del siglo XX, cuando comenzaron las primeras luchas obreras y después con las sufragistas británicas, cientos de movimientos que comenzaron a recopilar las obras de pintura, arquitectura, cine, escultura y demás ramas, que las mujeres ya habían empezado a proyectar hacia el público. Un público receloso y todavía tremendamente masculinizado, es cierto, pero fue el primer paso gracias al cual hoy podemos hablar de miles de plataformas artísticas dedicadas, no solo a rescatar el arte en femenino sino también en generar conciencia entre los jóvenes. En Planeta Joven, hemos recopilado una parte muy pequeña de este legado. El de sus creadoras. Y hay mucho más (casi todo) por descubrir.

Contra la opresión de la mujer, una desigualdad que todavía hoy se resiste a morir, ha liderado este movimiento Margaret Harrison. Medio siglo de lucha lleva a sus espaldas esta artista británica, quien además ha conseguido traspasar las propias fronteras del arte con una obra llena de símbolos y objetos. Funde el feminismo con la desobediencia civil y la denuncia de la opresión, promoviendo parte del movimiento que impulsó la incorporación de las mujeres a la práctica del arte.

En su obra ha sido fundamental su denuncia de la concepción de la mujer como mero objeto sexual, utilizando para ello iconos del arte pop al estilo de Andy Warhol, como los héroes de la Marvel Capitán América o Wonder Woman, y de Disney, como Micky Mouse. Posteriormente amplió su mirada artística crítica a la situación social de explotación laboral que padecían las mujeres en Gran Bretaña y a la violencia sexual de la que han sido objeto a lo largo de la historia por parte del hombres. Esa “inversión de la mirada” abrió la espita. Desde entonces, otras muchas se han subido al barco de la liberación.  Continue reading “Creadoras y revolucionarias: así han luchado (y luchan) las mujeres por el arte feminista”

Un grito de poesía joven por los refugiados

maxresdefault

Paloma Camacho Arístegui ha recogido en un poemario su experiencia como cooperante en el campo de Katsikas (Grecia)

‘Cartografía de un abandono’ es un alegato de protesta y de solidaridad por todos aquellos que huyen de la guerra

La crisis de refugiados en Europa no ha finalizado. Aunque cada vez ocupa menos espacio en los medios de comunicación, son muchos los colectivos sociales que siguen recordando que hay miles de personas hacinadas en campos que esperan una oportunidad de asilo tras huir de la guerra. Y ahí vuelven a cumplir un papel fundamental los más jóvenes. Nos detenemos en la experiencia que a este respectó vivió como cooperante Paloma Camacho Arístegui, quien ha trasladado en un poemario recién publicado lo que allí experimentó.

Hace dos años, Paloma decidió acudir como voluntaria al campo de refugiados de Katsikas (Grecia). Allí tocó, olió y sintió experiencias dolorosas que poco o nada tienen que ver con lo que ya apenas vemos a través de los informativos. Comenzó a escribir versos sobre su experiencia, pero no fue hasta tiempo después, ya de vuelta en Madrid, cuando decidió que todos esos poemas podían conformar un libro. Así nació ‘Cartografía de un abandono’, la Editorial Gato Encerrado. Es al mismo tiempo su protesta, su testimonio y su forma de dar visibilidad a la realidad de los campos.

Cartografia-abandono-Paloma-Camacho-Aristegui_EDIIMA20180216_0501_19

Se trata de una apuesta por la poesía social, la más apegada al terreno, y una forma de dar voz al conmovedor grito de angustia de la gente que huye de la guerra, aquellos a los que Paloma presta sus versos rotundos, perturbadores y llenos de imágenes de una cotidianeidad casi imposible entre las carencias, la tristeza, la lluvia y el fango.

La escritora regresó a Madrid enferma. Y su enfermedad también entró a formar parte de la historia. “Al principio no se trataba de hablar de mi experiencia, sino de contar una realidad, una historia que no me pertenecía. No era la primera en hablar sobre las condiciones de los campos en Europa, ya había artículos y documentales, pero no mucha poesía al respecto”, explica. Por eso fue este género, tan breve como contundente, el que eligió para llamar la atención de aquellos “que se habían cansado de leer noticias sobre esta crisis migratoria”.

La estructura responde cronológicamente a la experiencia que vivió como cooperante. Arranca con su ‘yo’ antes de ir al campo de refugiados (‘La ingenuidad’), continúa con su experiencia y la de los migrantes en Katsikas (‘El campo’) y finaliza con su vuelta a Madrid (‘La enfermedad’). “Al principio escribo llena de rabia y fuerza, y poema a poema, se va mermando mi fortaleza”. Pasó unos meses sin poder escribir durante su convalecencia y después pudo terminar el libro: “El proceso resultó en suma muy doloroso”.

‘Cartografía de un abandono’ es además su primer libro publicado y supone la apuesta de Gato Encerrado por el talento joven y comprometido. Para Paloma Camacho está siendo una “experiencia fantástica” que dice estar viviendo con “mucha ilusión”. Opina que afortunadamente hay mucha poesía social pero que faltan más editoriales que apuesten por ella y medios de comunicación que la apoyen.

Paloma-Camacho-Aristegui_EDIIMA20180216_0504_20

Lo que vivió en Grecia también ha provocado que la poeta pueda tener una visión crítica y cercana de un problema que compete a toda la sociedad, a nuestros gobernantes y a las ONG. “Se necesitan más profesionales en los campos. La ayuda de los voluntarios es muy importante, pero se debería invertir más en salarios para llevar profesionales hasta ellos”. Y su petición al respecto es seguir apoyando a las ONG, sobre todo a las más pequeñas, que “cuentan con la ventaja de la inmediatez”. Por último, también defiende la necesidad de “no parar de comunicar, del modo que sea, lo que allí ocurre”.

Paloma Camacho Arístegui nació “en la boca de Madrid o en el corazón de Bilbao” una mañana de 1988. Tiene la licenciatura en Físicas y ha vivido en Suecia, Francia, Suiza y Grecia, además de en España. Practica la fotografía y, desde hace unos años, se dedica a la acción social.

En 2017 uno de los poemas de ‘Cartografía de un abandono’ llamado ‘Miedo al ruido’, inspiró un proyecto social del mismo nombre. Se trata de  un vídeo musical realizado sin ánimo de lucro y sin ninguna relación con entidades políticas, religiosas o empresariales. Su objetivo: denunciar la verdadera situación que sufren millones de personas debido a la inhumana gestión de Europa. Las imágenes son de Patxi Beltz, cooperante de Médicos Sin Fronteras, y la canción que las acompaña está interpretada por Titxu Vélez y Nacho Aldeguer. Fue compuesta por Adriá Navarro y producida por Jon Barrena. Todo el montaje es de Patty de Frutos. Durante el mismo también pueden escucharse versos recitados de Carlos Salem, Ana Pérez Cañamares, Gsús Bonilla, Silvi Orión y Escandar Algeet:

 

La Editorial Gato Encerrado nació hace un año y medio con el objetivo de editar libros de poesía sin ataduras ni intereses. Es un proyecto abierto entre Toledo y Madrid. Su creación no se puede entender sin el contexto en el que surge, bajo una sinergia cultural en torno a la colaboración de varios espacios culturales entre ambas ciudades.  Hasta el momento, Gato Encerrado ha publicado ‘En casa, caracol, tienes la tumba’, de Alicia Es. Martínez; ‘El falso llano’, de Óscar Aguado; y ‘Números inexactos’, de María Jesús Silva.

Hechos contra estereotipos o cómo la juventud ha hecho suya la solidaridad

Hablamos con varios jóvenes voluntarios de distintas ONG que marcan una clara tendencia en el compromiso social

“Cada vez son más los jóvenes que se involucran en actividades de voluntariado”

La crisis y la falta de oportunidades han provocado que cierto sector de la juventud considere más que necesario ayudar a los demás. Las ONG son de los colectivos mejor valorados

jovenes

¿Cuánto mal ha hecho en los jóvenes aquello de la profecía autoincumpida? Es decir, que las predicciones que desde las instituciones y numerosos estudios se hacen sobre ellos sean la misma causa de que se terminen haciendo realidad. Si hay un pensamiento generalizado (y erróneo) que arrastra nuestra sociedad después de la crisis económica es aquel por el que nos referimos a nuestros jóvenes como una ‘generación perdida’. ¿Perdida para quién? ¿Piensan ellos así? ¿Nos importa cómo piensan? En este campo, las acciones solidarias vienen a desmontar todos estos tópicos. El estereotipo del joven que pasa de todo, que no se preocupa porque no vislumbra su futuro, se ha venido desmontado por la fuerza de los hechos, aquellos que demuestran que, aún con unos pésimos datos sobre su emancipación y proyección laboral, las acciones sociales que protagonizan dicen más de ellos que las etiquetas que imponemos. Y no son una excepción.

Según el estudio ‘Jóvenes y Valores (1). Un ensayo de tipología’, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, es cierto que la juventud en paro ha podido verse orientada hacia valores materialistas y de satisfacción personal. Es una “postura reactiva” a su difícil situación. Pero al mismo tiempo, el no encontrar trabajo ha provocado que muchos aumenten su nivel de estudios y formación, lo que a su vez provoca que perciban de manera más empática la dimensión social y colectiva. Son los más solidarios. Cada vez más.

Este informe desvela que la actitud comprometida, proactiva, alcanza a más del 30% de la juventud española. Pero si a los mismos se suma otro grupo, los denominados en este estudio como “rebeldes sin causa” -y que también se encaminan hacia la acción social- el porcentaje supera con creces el 50%. Este índice se da de bruces con los que los sociólogos denominan “incívicos descreocupados” que tan solo llevan el 14,4%.

Hasta aquí los datos. En Planeta Joven hemos querido bajar de nuevo al terreno para conocer la experiencia de voluntariado de tres jóvenes españoles. Nadie mejor que ellos para explicarnos su experiencia, sus motivos y su impresión sobre los estereotipos. Es el caso de Leticia García del Castillo, de 25 años. Graduada en Traducción e Interpretación, actualmente está estudiando un máster en Estudios de Género. Comenzó como voluntaria de Amnistía Internacional en abril de 2017, tras continuar su formación en Derechos Humanos. Quiere cambios en la justicia a nivel global y para ello dedica el tiempo que puede, casi a diario, sobre todo cuando hay actos y campañas. Co-coordinadora del Grupo de Amnistía Internacional Ciudad Real, es la encargada junto con otro compañero de plantificar acciones de sensibilización y en su posterior desarrollo. También firma las ‘ciberacciones’ que propone Amnistía Internacional para presionar e intentar frenar las injusticias.

leticia
Leticia, la segunda por la izquierda, en una acción de Amnistía Internacional

“He adoptado responsabilidades que eran nuevas para mí y que me han permitido aprender mucho a nivel personal, como trabajar en equipo, mediar o ser más resolutiva. También he continuado mi formación en derechos humanos y el trabajo me está dando una visión amplia de la realidad. Además, he conocido a gente con la misma visión del mundo y muy comprometida con la defensa de los derechos humanos”, nos explica. Tiene claro por tanto que la sensibilización es fundamental para animar a otros jóvenes a ser voluntarios. Para ello, “hay que dar ejemplo”.

Continue reading “Hechos contra estereotipos o cómo la juventud ha hecho suya la solidaridad”

Salir del ‘nido’ en España: “Casi nadie tiene facilidades para emanciparse”

El último informe del Consejo de la Juventud refleja un estancamiento de los datos de emancipación juvenil en todo el país

Hablamos con algunos jóvenes que han visto cómo completar su formación ha sido incompatible con independizarse del núcleo familiar

“Si quiero luchar por mi vocación, no me puedo plantear vivir en otro sitio que no sea en casa de mis padres”

emancipacion2

Durante el año 2017 se ha hablado de la crisis como un hecho pasado. Los indicadores económicos así lo constatan, pero ¿lo hace también la sociedad? Los jóvenes siguen siendo un referente a la hora de analizar las consecuencias de casi una década de recortes y falta de oportunidades para la juventud. Y el año ya terminado no ha sido una excepción. El último informe sobre emancipación juvenil del Consejo de la Juventud de España, que analiza la situación en el primer semestre, vuelve a reflejar sus dificultades para independizarse del núcleo familiar.

Según este estudio, la situación no empeora pero tampoco avanza. La actual tasa de emancipación residencial de la población joven es del 19,4%, continuando así con su tendencia a la baja. Esta caída se ha dado en todos los tramos de edad, siendo algo superior entre las personas de 30 a 34 años, con un descenso del 4,88%.

Pero hay algunos índices de este estudio que resultan preocupantes y que están directamente relacionados con la salida del núcleo familiar. Por ejemplo, la subocupación (trabajos precarios, de pocas horas y temporales) entre las personas menores de 30 años en España se ha incrementado respecto al mismo periodo del año anterior un 1,49%, estando el 17,9% de las personas jóvenes ocupadas en esta situación. De hecho, según los datos ofrecidos por el Servicio de Empleo Estatal (SEPE), a pesar de que crece el número de jóvenes trabajando, solo un 7,6% de los contratos formalizados en este periodo entre la población menor de 30 años tenía carácter indefinido. Por el contrario, un 48,9% era de carácter eventual, con un incremento interanual de los mismos del 16,18%.

En segundo lugar en importancia se sitúan los contratos por obra o servicio, que constituyen el 35,2%. Es decir, que es la precariedad en el trabajo, como abordamos anteriormente en este blog, la que lastra directamente las posibilidades de independencia.

emancipacion1

Más variables negativas: el precio del alquiler de vivienda continúa aumentando de forma importante, con un  incremento del 19,74% en el primer semestre del año pasado. Esto hace que el acceso a la vivienda por esta vía se haya encarecido, en un 17,31% en el caso de los hogares jóvenes y en un 20,15% en el caso de las personas jóvenes asalariadas en solitario. De este modo, el coste del alquiler de vivienda en el primer caso representa ya el 48,3% de los ingresos de un hogar joven y un 85,4% para una persona joven asalariada. En el caso de la compra de vivienda, el incremento ha sido inferior, de un 1,57%, siendo algo superior, del 2,78% en el caso de la vivienda nueva. Y sigue aumentando.

Continue reading “Salir del ‘nido’ en España: “Casi nadie tiene facilidades para emanciparse””

La ‘herencia’ de la crisis a los jóvenes: del desempleo a la precariedad

El año 2017 se ha cerrado con una tasa de paro juvenil que desciende pero a un ritmo muy lento. Hay 268.000 parados menores de 25 años.

Un estudio del CRS sobre Adolescencia y Juventud constata que la mayoría de los propios jóvenes han rebajado sus expectativas y deseos en relación al mercado laboral

Mientras el Plan de Garantía Juvenil sigue sin ofrecer los resultados esperados, las comunidades autónomas se han empleado a fondo para intentar generar nuevos empleos

parojuvenil

Terminó el año 2017 y un nuevo periodo en el que los datos del paro registrado en las oficinas de empleo siguen sin ser del todo positivas para los más jóvenes. Es uno de los colectivos que más han sufrido la crisis económica y el que, como herencia, debe pelear con las consecuencias de un mercado laboral que se ha transformado y una calidad en el empleo que, según los agentes sociales, ha derivado hacia la temporalidad y la precariedad. La juventud española es consciente del contexto que le ha tocado vivir. Así lo reflejan varios estudios del Centro Reino Sofía (CRS) sobre Adolescencia y Juventud sobre sus expectativas laborales. Y así lo han visto claro también desde algunas administraciones autonómicas que han puesto en marcha medidas, unas más eficaces que otras, para conseguir que estos datos de desempleo no terminen por marcar a toda una generación.

Según las cifras del Ministerio de Empleo y Seguridad Social al cierre del ejercicio del año, hay un total de 268.406 parados menores de 25 años en el país. Supone una bajada de casi el 9% con respecto a diciembre del año pasado, pero la recuperación se produce a un ritmo muy lento. El porcentaje de jóvenes desempleados puede apreciarse mejor en los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA): hasta el mes de septiembre se mantenía en un 36%, una de las tasas más altas de la Unión Europea.

Pero las cifras también son personas. Jóvenes que son mayoritariamente conscientes de la falta de oportunidades y de que será su versatilidad la que les garantice un puesto de trabajo. El estudio ‘Jóvenes y empleo, desde su propia mirada’, del CRS, constata esa visión negativa de su futuro laboral: un 74% de ellos considera bastante o muy probable tener que trabajar de lo que sea, un 67% tener que depender económicamente de su familia, y más de la mitad cree que deberá marcharse al extranjero para trabajar en los próximos dos años.

Aunque mayoritariamente se muestran dispuestos a esforzarse en conseguir escapar de un destino generacional bastante negativo mediante la formación, existe un grupo importante que parece haber asumido un horizonte desesperanzador para ellos: esperan poco del futuro, creen escasamente en sus posibilidades y aceptan resignados una perspectiva donde la inclusión laboral es de mera supervivencia.

capturaempleojov1
Una de las múltiples encuestas del estudio ‘Jóvenes y Empleo, desde su propia mirada’

Quizás la conclusión más importante debe referirse a que, más allá de lo ya conocido de que la crisis ha afectado especialmente a los más vulnerables, el impacto negativo no sólo ha quebrado el presente sino que ha condicionado la base de las expectativas, la autoconfianza y los recursos de esos jóvenes más vulnerables. Dicho de otra manera: las personas menos preparadas, las clases sociales con menos recursos, han sufrido una merma coyuntural en su calidad de vida y, sobre todo, más allá de eso, un cercenamiento en sus expectativas, que los condenan a la resignación, a la renuncia a superar la crisis, a una vida ‘low cost’.

Pese a todo ello, siguen confiando de manera abrumadora en su formación como la mejor vía para encontrar trabajo: casi 3 de cada 4 entrevistados la consideran una herramienta útil de cara a su inserción laboral, siendo mayoría (54%) los que sostienen la versión más positiva. Son muchos menos en proporción los que declaran una confianza baja en el valor de los estudios como instrumento para encontrar empleo (14,4%) y, una parte muy poco significativa (6,5%), afirma que no servirán directamente para nada. Esta premisa está directamente relacionada con el hecho de que muchas política públicas se hayan centrado en facilitar la formación y las cualificaciones profesionales.

Sucede así con el ya famoso Plan de Garantía Juvenil del Gobierno. Es una iniciativa europea que busca facilitar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo y que gestiona el Gobierno desde hace casi cinco años. Los beneficiarios son jóvenes con nacionalidad española o europea, menores de 30 años. En el marco de la Garantía Juvenil se establecen bonificaciones para los trabajadores por cuenta propia o autónomos, para la contratación por medio de un contrato de formación y aprendizaje y se mantienen las ventajas previstas para los contratos a tiempo parcial con vinculación formativa. Como hemos visto, este plan apenas se ha vislumbrado en las cifras del desempleo entre los jóvenes, como sí lo han hecho otras medidas a nivel autonómico o local.

Lo que no han provocado estas iniciativas es que cambie la visión juvenil sobre la política. El mencionado estudio desvela que una buena parte de los jóvenes opina que la actuación de las diferentes administraciones para favorecer el empleo es escasa, que o no “hacen nada” o “hacen, pero poco” (porcentajes que superan el 50% de entrevistados). Si sumamos a los que declaran que las medidas son “insuficientes”, en torno al 80% de jóvenes critican con mayor o menor dureza su papel.

 

Esta visión negativa se acentúa en los jóvenes de mayor edad, en los que sólo alcanzaron el nivel obligatorio de enseñanza, en los que sólo trabajan, en los de clase baja y media baja, y en lo que están en paro. Además, la investigación ha detectado un claro déficit informativo sobre ayudas y programas públicos de formación para el empleo de este tipo de programas entre los jóvenes: muy pocos entrevistados declaran tener abundante o suficiente información de los programas públicos (23.8%). La calificación de escasa es la mayoritaria (casi el 53%), seguida de la respuesta ninguna (21.4%).

¿Y en cuanto al futuro? La mitad de los jóvenes (49%) considera que las condiciones del empleo en España seguirán igual, por un 32% que considera que mejorarán y un 13% que afirma que empeorarán. Teniendo en cuenta la difícil situación del mercado laboral en nuestro país, las expectativas no son muy halagüeñas. Lo que se cree que tendrá un mayor nivel de dificultad será encontrar o mantener un trabajo que les guste (66% lo ve así) y formar un hogar o familia (63%). Las demás opciones también se perciben como difíciles y son mayoría quienes piensan que les será muy complicado conseguir autonomía en cualquier aspecto.

Tampoco el emprendimiento, pese a su promoción como fórmula de éxito, es una opción que arrasa entre los deseos de los jóvenes. El 73,6% de 16 a 29 años prefieren el empleo por cuenta ajena frente a la posibilidad de tener su propio negocio Por el contrario, sólo un 11,5% prefiere trabajar por cuenta propia y un 10,4% también tiene esta preferencia pero no se cierra la posibilidad de trabajar por cuenta ajena como plan alternativo. En definitiva, hay una preferencia clarísima por el trabajo como empleado que se manifiesta en su mayor expresión cuando el 50% de los jóvenes afirman que esa es su única opción en el caso de que se pudiera elegir.

Los principales motivos que aluden los jóvenes para trabajar por cuenta ajena (ya sea como opción exclusiva o preferente) giran en torno a la seguridad y estabilidad, fundamentalmente económica. Entre ellos se encuentran la búsqueda de la “estabilidad” y “seguridad” que tanto se anhela (un 52% prefiere trabajar por cuenta ajena por este motivo) o de un “sueldo fijo” (un 70% elige también esta opción). No hay que descartar otros motivos, como la sensación -generalmente muy real- de menor dedicación de un empleo por cuenta ajena (horarios fijos, el 33%) o la protección de las coberturas sociales a este tipo de trabajadores (27%).

ccoo
Imágenes de la campaña #PrecarityWar de CCOO

El escenario no es fácil y en la precariedad se dibuja el mayor lastre para el futuro laboral. Así lo dibuja también la organización de Jóvenes de CCOO en la campaña #PrecarityWar, donde denuncian que los bajos salarios y los horarios imposibles que se están produciendo principalmente en sectores como la hostelería, los ‘contact center’, el comercio, el sector financiero y los seguros. Con ello quieren hacer un llamamiento a estos trabajadores para que se unan en la lucha para poder derrotar a la precariedad. “Que se reconozcan a sí mismos como los superhéroes y las superheroínas que sabemos que son, que se empoderen y se unan a nuestra organización para librar batalla. Porque la precariedad no es una condición ni una categoría profesional, es un virus para el que existe vacuna”.

El sindicato hace especial hincapié en las mencionadas tasas de desempleo juvenil y a las causas apuntadas también añade las becas abusivas, que no responden a su objetivo: la formación. Según afirma, la realidad que esconden muchas becas es un vínculo laboral, del cual las empresas se benefician económicamente.

En definitiva, el escenario que tantos jóvenes españoles tienen por delante sigue siendo complicado pese a que se sucedan los titulares que hablan de recuperación económica. Para que eso sea así, la garantía laboral para las generaciones venideras debería ser una premisa obligatoria antes de cantar victoria.

 

¿Cambiarías tu regalo de Navidad por una pregunta? Estos jóvenes lo hicieron

Un experimento del movimiento ‘millenial’ G2015 lleva más de un año removiendo conciencias con sus proyectos para promover acciones de cambio

Frente al consumismo, los valores materiales y las compras compulsivas, ¿qué haríamos si nuestra situación personal fuera diferente?

Captura

Hace más de un año nació en España un movimiento social elaborado directamente por, para y con ‘millenials’, es decir, aquellas personas nacidas entre 1982 y 2004. Su objetivo es desarrollar y difundir los valores fundamentales universales del ser humano mediante el desarrollo de acciones multimedia con el objetivo de concienciar, crear tendencia y generar acciones de cambio en la sociedad. Es el G2015.

Todas sus acciones se desarrollan principalmente por Internet, y además disponen de una serie de características que lo conforman como un movimiento anclado en las mejores ventanas de la sociedad 2.0. Así, este movimiento realiza proyectos abiertos y globales donde tienen cabida todas las personas, se declara totalmente independiente -sin vinculaciones sociales, culturales o ideológicas-, es accesible y transparente, e incorpora múltiples herramientas de innovación.

Hace dos años, una de sus acciones se convirtió en viral bajo el lema #YoCambioMiRegalo. Fue un experimento social que hizo que 27 jóvenes cambiaran sus regalos de Navidad y que hasta ahora ha conseguido más 4,2 millones de visitas. Ante su visionado, solo queda una pregunta: ¿tú qué harías?:

 

Este movimiento aún sigue trabajando por humanizar a la sociedad y más concretamente a los adolescentes y jóvenes. Así lo estipula esta organización: “El tiempo de buscar excusas ha terminado. Los Millenials somos la generación del cambio y todos estamos llamados a formar parte del cambio de valores en nuestra sociedad. “Tú eres el protagonista, no tengas miedo a alzar tu voz por tus valores, nosotros estaremos contigo, te ayudaremos y acompañaremos”.